El Sindicato hizo posibles agasajos por el Día del Niño

La Institución que conduce José Llugdar, a través de un equipo de trabajo que organizó la Delegada Bárbara González, llegó con importantes donaciones a menores alojados en la Casa del Niño de Comodoro Rivadavia y del Espacio Comunitario ‘Carlos Mugica’ de la zona norte de esa misma localidad chubutense, incluyendo comestibles, juguetes y prendas de vestir, entre otros bienes de significativa importancia para ellos.

“Esta idea salió de las Trabajadoras Jerárquicas, la estuvimos charlando con las compañeras y después nos pareció bueno incluir a los Delegados, que siempre trabajan junto a nosotras por lo que armamos un buen grupo con los chicos que se prendieron de diferentes sectores y compañeros del sindicato de base, que colaboraron desde sus empresas”, introdujo González.

La Delegada recordó que con la Casa del Niño ya tenían contacto con su directora Mariana Guigues y se acercó a preguntarle cómo estaban para el tema de los festejos: “me dijo que no tenían nada, y nosotros sabemos lo que pasa cuando se acercan estas fechas tan importantes por la crisis que nos está atacando a todos, y hasta los mismos compañeros que tienen trabajo les cuesta, por eso hay que imaginar a las personas que menos tienen, qué es lo que les sucede”.

“Ya hicimos otras donaciones a principios de año y Mariana nos comunicó que quería regalarles algo diferente, un almuerzo, un día distinto para ellos, pero que no cuentan con ninguna ayuda. Por eso nos pusimos en campaña por ellos y también por otro lugar para que los chicos puedan tener su festejo, porque vimos que Comodoro está colapsado donde hay una cantidad impresionante de merenderos abiertos”, comentó.

En ese marco, señaló que una compañera, Marcela Sepúlveda, se puso en contacto con el comedor ‘Carlos Mugica’ en Kilómetro 8 y habló con la encargada de ese espacio comunitario, que les dijo que tenía la idea de festejarles a 300 chicos, que son todos los del barrio.

El panorama que encontraron

“En la Casa del Niño si bien tienen 12 chicos, hay dos que sufren autismo, por eso los regalos fueron más personalizados dependiendo la edad y sexo de cada uno, y los juegos didácticos para autistas que son para las dos chicas adolescentes que hay allí. En total fueron 14 regalos más leche y cacao, bidones de agua mineral que no tenían, jugos en botella y armamos bolsas con golosinas la semana anterior, una para cada uno, llevamos ensalada de fruta, budines y también un pernil para que le hagan una pata flambeada en el día del almuerzo, agradeciendo a la gente de Meating y de Ivess por las donaciones con las que nos han acompañado para poder hacer posible todo esto”, explicó González, quien agregó que “hubo un gran trabajo de los chicos que están con nosotras, los Delegados, que nos acompañaron en un trabajo muy intenso de una semana. Nos habíamos puesto fechas y lo pudimos conseguir”.

En cuanto a lo vivido en el comedor, remarcó que “a todos nos impactó ver la cara de los chicos cuando llegamos. Hubo un momento de silencio al ver la realidad que ellos están viviendo y a pesar de eso no son egoístas, sino que se organizaron y tomaron cada uno lo que le correspondía”.

Agradecimientos

González agradeció especialmente la colaboración de Llugdar y del Secretario Adjunto, Luis Villegas; del Secretario de Actas, Prensa y Propaganda David Klappenbach, del Secretario de Acción Social, Elvio Pena; del Vocal Bernabé Araujo; el Secretario de la Mutual Jerárquica, Facundo Barboza; los Delegados y Colaboradores Cristian Fraca, Marcelo Quinteros, Vicente Haro, Manuel Contreras, Gustavo Subirá, José Vachetta; Romina y Jessica (empleadas del Sindicato); sus compañeros de la empresa Epsilon Fernando, Andrés y Mario; Afiliadas de SAI y Afiliados de General Electric.

“Desde que iniciamos esto, admiro y agradezco de corazón a los Delegados, porque desde un primer momento que les mandé el cartelito que hicimos, ahí nomás se comunicaron conmigo para decirme que acompañaban todo esto, y el gran trabajo que hicieron cada uno en sus diferentes empresas nos emociona a todos. Lo mismo que la empresa de Marcela donde juntaron bastantes cosas y ahí se ve el trabajo conjunto con la sociedad, que nos unimos todos por una causa; y agradecer a los anónimos también”, enumeró la Delegada.

Y añadió que tienen fechas puntuales como también el inicio de clases para los chicos y las fiestas “Este es un gran trabajo y todos dejaron mucho de sí pues si bien tenemos atrás un trabajo, una familia, sin embargo nos hicimos del tiempo para poder llevarlo adelante, porque tenemos un gran equipo”, dijo González acompañada por Anahí Tapia Garzón de la empresa Justo Otero en Manantiales Behr; Luis Ureta de Petrosar en Cerro Dragón e Ignacio Vidal y Eduardo Llamas, Delegados de Base de San Antonio Internacional, que la acompañaron a la entrevista realizada por la Secretaría que conduce Klappenbach.

Anahí mencionó que hace apenas una semana integra el grupo que comanda González al que encontró muy agradable por la forma que tienen de integrarse: “me gustó mucho la forma comunitaria de ayudar a los demás, que son los que más lo necesitan, y me conmovió mucho ver la situación que tienen los chicos, la realidad que tienen, y saber que uno les puede ser útil nos hace sentir muy bien, el ser una herramienta para ayudar”.

En tanto Luis dijo que fue muy lindo cuando les avisaron asumir esta iniciativa y en una semana trataron de organizar todo donde los compañeros de su empresa acudieron a la convocatoria y en lo particular fue para él algo muy gratificante “porque sabés que estás haciendo una obra de bien y mientras podamos y estemos en este camino, creo que vamos a poder seguir haciendo más este trabajo que es muy bueno, que te llena como persona”.

“Estoy muy orgulloso de las chicas que organizaron esto”, dijo por su parte Ignacio, y lo mencionó por igual sobre sus compañeros de trabajo que “aportaron muchísimo y me sorprendieron, por eso les agradezco a todos y a todas”.

Finalmente Eduardo agradeció a todos los que colaboraron y también sostuvo que le llamó la atención que cuando llegaron al lugar “un par de chicos empezaron a ayudar pero sobre todo lo hicieron con la comida, más allá de que había juguetes y ropa”; y eso le llegó a lo más profundo “porque sus necesidades quedaron en evidencia”.

Como cierre, Bárbara destacó que siguen convocando a las Afiliadas para que se acerquen: “nos juntamos y estos son los temas que estamos trabajando, pero también queremos conocer las realidades de cada una. El miércoles se sumaron nuevas chicas de diferentes empresas a las capacitaciones, que es bueno poder seguir haciéndolas para demostrar que somos protagonistas. Y para eso hay que acercarse al Sindicato y sumarse”, concluyó.